Hace rato Huitzilopochtli me viene sonando mucho en la cabeza. Muy probablemente a Hernan Cortes, a Pedro de Alvarado y es seguro que a Bernal Diaz del Castillo, les impresionaron las deidades de los pueblos pre hispánicos que conocieron bien en la regiòn mexicana.

A ellos, igual que a mí, Hutzilopochtli -por alguna razón fónetica los españoles escuchaban "vichilobos", "uichilobos" y no huitzilopochtli- debe haberles impactado, y tal vez, también debe haberles dado mucho temor el nivel de la adoración que los mexicas tenía hacia la deidad. Quiza más miedo les haya generado su comprensión de que en efecto, Huitzilopochtli respondía a los requerimientos o solicitudes que se le hacía, siempre acompañado de un sacrificio humano.

Quién sabe si acaso los españoles tuvieron el pensamiento de paralelizar al Vichilobos con el diablo, pero si este tipo de idea cruzó por la mente del conquistador, debió ser desechada de inmediato, dado el cáracter arraigado de la deidad tenochta o tenochca. Pudo haber sido contraproducente a sus intereses evangelizadores.

¿Quien era este raro y extraño Dios para los mexicas?

Huitzilopochtli, cuyo nombre significa "Colibrí Azul a la Izquierda," ("huitzilin", o "huitzitzillin" es el colibrí, mientras "opochtli" significa zurdo, siniestro o a la izquierda... ¿puede haber un pájaro zurdo?) era el dios mexica del Sol y la guerra. Se le representa como un hombre azul -¿indigo?- completamente armado, con un elegante y fastuoso tocado o protector -yelmo- de plumas de colibrí en su cabeza !Plumas de colibrí!!. Que imaginación mas surrealista, falta más todavía. A esta deidad también se le conoció con el nombre de Mextli o Mexicall palabra cuyo significado es "ombligo de la luna" y de donde parece provenir el nombre de Mexico - Meshico, o algo así-

Su madre Coatlicue se embarazó con Huitzilopochtli cuando una bola de plumas azules cayó desde el cielo y la tocó. Los hermanos y hermanas de Huitzilopochtli pensaron que su madre Coatlicue los había deshonrado con ese embarazo misterioso.  Coatlicue significa "la de la falda de serpientes", desde luego, la mamá de Vichilobos no podía ser menos elegante, una falda con serpientes. Interesante. La serpiente, antes como ahora, ha sido sujeta de adoración, temor, fascinación, admiración y hasta de pánico. ¿que tal una diosa recubierta de serpientes en las piernas? No podía ser menos que la madre tierra.

Una hermana de Huitzilopochtli, Coyolxauhqui, "embarcó"  a sus hermanos y hermanas estrellas para matar a su madre Coatlicue. Sin embargo, Huitzilopochtli salió del vientre de su madre y la salvó. Coatlicue se entristeció con tanta violencia. Después, Huitzilopochtli que no le había pasado aún la cólera, le cortó la cabeza a Coyolxauhqui y la lanzó al cielo donde se convirtió en la Luna. Bernardino de Sahagun es capaz de confundirse y confundirnos... segun él, Vichilobos no era tan "endiosado", sino un guerrero muy valiente que se vestía con "una cabeza de dragon espantable que hechaba fuego por la boca"... y que "vivía cerca en el pueblo de Coatepec, cercano a Tullan (sic)", "fue otro Hércules, el cual fue robustísimo, de grandes fuerzas y muy belicoso, gran destruidor de pueblos y matador de gentes. En las guerras era como fuego vivo muy temeroso a sus contrarios… A este hombre, por su fortaleza y destreza en la guerra, le tuvieron en mucho los mexicanos cuando vivía"... ¿Tendrá razon Sahagun?

Los Aztecas solían ofrecerle sacrificios humanos a Huitzilopochtli, bueno esto es al menos lo que aseguran algunos, pero por ejemplo, Peter Hassler considera que no habían tales sacrificios humanos y que lo comentado por Bernal Díaz del Castillo es un solemne invento.

Las víctimas eran usualmente prisioneros capturados en las guerras frecuentes que los Aztecas tenían contra sus vecinos. Los sacrificios eran con la intención de asegurar la lluvia, las cosechas y la victoria en las guerras. La forma más común de sacrificios practicados por los Aztecas era la de arrancarle el corazón a un cuerpo vivo y ofrecerlo al Sol, al mismo Vichilobos.

Veamos ahora lo que relata Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España: “En cada altar estaban dos bultos como de gigante, de muy altos cuerpos y muy gordos, y el primero, que estaba a mano derecha, decían que era el de Huichilobos, su dios de la guerra”. Al referirse a Tláloc dice: “En lo más alto de todo el cu -el "cu" era el altar- estaba otra concavidad muy ricamente labrada de madera de ella, y estaba otro bulto como de medio hombre y medio lagarto… el cuerpo estaba lleno de todas las semillas que había en toda la tierra, y decían que era el dios de las sementeras y frutas…”

Huitzilopochtli, dios solar y de la guerra, era quien diariamente, con su carácter de Sol, vencía a las tinieblas de la noche. Es decir que era él quien dirigía a las huestes aztecas en contra de sus enemigos y lograba la victoria sobre otros grupos, quienes se veían obligados a pagar un tributo cada determinado tiempo a Tenochtitlan, este es el Dios que hizo crecer a la gran nación Tenochtitlan, ubicada en el lago Texcoco.

De acuerdo a fray Toribio de Benavente “Motolinía”, México significa “donde esta Huitzilopochtli” (deidad llamada también por los aztecas Mexitli, así, a Mexí fue agregado la desinencia co, que indica ubicación). Igualmente “Motolinía” nos indica que Tenochtitlan significa “lugar donde los nopales salen de las piedras” (Tetl, significa “piedra”; Nochtli, “nopal”; tlan “lugar de”).

EL culto a Huitzilopochtli en Mexico, es comparable con el culto a Quetzalcoatl en los otros pueblos y culturas mesoamericanas, en apariencia no hay estructuras dedicadas a Quetzalcoatl en Mexico y por otro lado, de acuerdo a Dante Romero Gil, "segun los datos de los cronistas (Sahagun, Duran, Motolinia, Torquemada, Muñoz Camargo, Chimalpain, Tezozomoc, Ixtlixhitl, etc) al momento de la conquista solo en cholula el Dios patron de ese reino era Quetzalcoatl", sin embargo en algun lugar leí que habia vestigios de efigies dedicadas a Quetzalcoatl en el Altar Mayor de los Tenochcas